Devocional día 22

Demos gracias siempre


Cuando inhalamos los síntomas de una enfermedad, comenzamos a sentir dolor y la gente nos dice «lo veo mal», «está pálido», «¿qué comió?». En ese momento confesemos Jesús llevó mis enfermedades a la cruz. Cuando inhalamos envidia al ver gente más bonita o exitosa, hagamos lo contrario a lo que sentimos y exaltemos la persona. Duro, ¿verdad? Cuando vemos los errores o defectos de los demás, pues esos sí los vemos grandes, ¿lo declaramos?, ¿se lo decimos? ¡No!, eso es lo que el diablo les dice todo el tiempo y no es nuestra posición como cristianos. Mejor ministremos la misericordia de Dios sobre ellos. Cuando alguien nos provoque a ira, es la oportunidad para orar por él. Cuando inhalamos el deseo de criticar, exhalemos oración a favor de él o ella; así obedeceremos el versículo que dice «Estén siempre alegres. Nunca dejen de orar». 1 Tesalonicenses 5:16-17 (NTV)

Otro punto importante es «ser agradecidos en toda situación», es decir, sea buena o mala, demos las gracias. ¿Por qué Dios dice eso?: a veces la situación no cambiará y es difícil de aceptar, pues aunque él mueve montañas, hay momentos en los que no lo hará y allí quiere que digamos ¡gracias! Ser agradecido en todo momento es una de las armas más poderosas que Dios me dio. Cuando aprendí a levantar las manos, aunque mi carne no quería, vi milagros. Y no solo se trata de levantar las manos, se trata de decir algo como Dios, gracias porque me robaron, pero obras todo para mi bien. Demos gracias aun en los momentos difíciles, levantemos nuestras manos y alabemos.



17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo