Devocional día 23

Es necesario alabar

Cuando creemos que nuestras oraciones “no funcionan” porque el problema no cambia, hay que darle las gracias a Dios por la prueba y cambiar nuestro dolor por una canción como dice el Salmo 30: «Convertiste mi lamento en danza...». alabamos en nuestro cuarto, es la mejor manera de dejar el lamento. Luego dice «... me quitaste mi ropa de luto y me vestiste de fiesta...», entonces vistamos de color.

Efesios dice que siempre debe haber una canción en nuestro corazón e Isaías dice que volverán los redimidos del Señor, dejarán su cautiverio y volverán al lugar de la presencia de Dios (51:11). El profeta dice que ¡volverán cantando y con gozo perpetuo sobre sus cabezas!, entonces el dolor y gemido huirán. Filipenses dice que nos despreocupemos, que mejor oremos por todo, le digamos a Dios lo que necesitamos y le demos las gracias por lo que ha hecho (Filipenses 4:6-7). Ese pasaje dice que experimentaremos la paz de Dios que supera lo que podemos entender y cuida nuestro corazón. Atravesaremos la tormenta, pero con gozo en el corazón. Seamos conscientes de los ataques diarios del enemigo para que al inhalarlos respondamos diferente. Cuando un goliat nos amenace o intimide, cuando Satanás nos diga que esa montaña no se moverá, ¿qué les diremos?: vienes a mí con tu maquinaria y mentiras, pero vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos y te digo que te quitaré la cabeza.

¿Cuántos goliats han llegado a nuestras vidas?, ¿cuántas veces nos dejamos vencer?, ¿nos asustó su tamaño? Es el momento de buscar a Dios en oración y pedirle la fortaleza que necesitamos. Oremos y demos las gracias en toda circunstancia porque solo así le haremos frente a las pruebas del enemigo y el mundo.


23 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo