Devocional día 25


El matrimonio es un regalo emocionante y hermoso de Dios. Sin embargo, como todas las otras áreas de la vida, encontrará situaciones en el matrimonio que le harán temer. Después de todo, prometemos en nuestros votos matrimoniales amar en riqueza o pobreza, en la enfermedad y en la salud. Ya se trate de tragedia, enfermedad, o expectativas no satisfechas, no pasa mucho tiempo antes que el miedo se deslize en el matrimonio.

Pablo escribe en su carta a los romanos, “Somos más que vencedores por medio de Aquel que nos amó.” Si confía en la Palabra de Dios, puede estar seguro de que el poder de Su amor le ayudará a superar sus miedos—, incluso los relativos a su matrimonio.

Cuando vengan los problemas, puede confiar en el amor y la devoción constantes de Cristo. ¿Está enfrentando dolor o angustia en su matrimonio? Tome consuelo en las promesas del Señor de no dejarnos ni abandonarnos. ¿Se siente incómodo en medio de pruebas y afirmaciones? Sepa que en todas las cosas, Dios trabaja para el bien de los que lo aman. (Romanos 8:28)

¿No es sorprendente saber que Su fidelidad y misericordia no son el resultado de nuestro amor hacia él, sino Su amor por nosotros? (Romanos 8:37) Nada en toda la creación puede separarle del amor de Dios. (Romanos 8:35)

No se turbe su corazón. (Juan 14:1) Cuando las dudas y los temores entran en su matrimonio, ame a su cónyuge como Jesús le ama. Estén totalmente dedicados a Dios, juntos, y sepan que cuando el amor de Dios sea perfeccionado en ustedes, todos sus miedos serán arrojados lejos, no importando la prueba que estén enfrentando.



13 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo