Devocional día 27

EL MATRIMONIO “Vivan una vida llena de amor, siguiendo el ejemplo de Cristo. Él nos amó y se ofreció a sí mismo como sacrificio por nosotros, como aroma agradable a Dios.”

‭‭Efesios‬ ‭5:2‬ ‭NTV‬‬

Mi esposa ha visto las peores partes de mí. Ella me conoce desde más de 13, y hemos estado casados por más de 11. Aunque sabe más sobre mí que nadie en la tierra, no sabe nada sobre mí en comparación con lo que Dios sabe.

Dios sabe todos mis errores y fallas, y Él me ve pecar diariamente. Y sin embargo, Él me ama. Él se preocupa tanto por mí que sacrificó a su Hijo por mí. ¡Cristo sirvió a sus discípulos todos los días, incluso cuando sabía que algunos lo negarían algún día! Y Él me provee gracia diariamente, a pesar de que yo no lo merezco.

Comencemos a amar mejor a nuestros cónyuges con estos tres ejemplos prácticos del amor de Cristo por nosotros:

1. Póngase en segundo lugar.

Si Él dio Su vida por nosotros, ¿por qué no hacemos sacrificios pequeños todos los días para elevar los sentimientos, deseos y esperanzas de nuestro cónyuge por encima de los nuestros? Intente dejar salir a su cónyuge y tener un “tiempo personal ” esta semana, mientras se queda en casa y cuida a los niños. O, como un verdadero desafío, deje que su cónyuge tenga “la razón” la próxima vez que usted se encuentra en medio de un desacuerdo trivial.

2. Servir sin expectativas.

¿Qué mejor imagen de un siervo podemos obtener que el Rey de reyes que lava los pies a sus discípulos? (Juan 13:3-17) Como cónyuge, esa imagen de Cristo como un siervo debe ser un recordatorio constante para nosotros. Encuentre maneras de servir a su cónyuge hoy. Sorpréndale lavando la ropa. Tráigale un postre especial de su restaurante favorito, solo porque sí. Encuentre alegría en servir a su cónyuge, y luego sírvale sin esperar nada a cambio.

3. Muestre gracia.

Gracia es el favor gratuito e inmerecido de Dios. Él tiene todo el derecho de no perdonar nuestros pecados y defectos, y sin embargo, Él da gracia liberalmente. En lugar de centrarse en los hábitos y características negativos de su cónyuge, intente a diario buscar los aspectos positivos. Haga algo tan simple como mencionar una cosa que ama de su cónyuge todos los días. Ore por él o ella todos los días. Perdone a su cónyuge cuando se equivoca. La gracia no se aferra al dolor, la ira o la decepción… la gracia perdona.



20 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo