Devocional día 3

Ustedes no me eligieron

Lectura recomendada Juan 15:16

En la cultura judía de los tiempos bíblicos los niños eran enseñados desde una edad muy temprana a memorizar la Tora, es decir los primeros 5 libros de la biblia, generalmente a una edad de entre 5 a los 12 años. Solo aquellos que lograban pasar esta prueba eran puestos a memorizar los siguientes 34 libros del antiguo testamento, si pasaban esta segunda prueba, generalmente el joven que tendría una edad de entre 16 y 17 años,escogía a un rabino (maestro) que iba a enseñarle a interpretar la palabra de Dios y a enseñarla al pueblo, hasta convertirse en un rabino al igual que su maestro.

Era el deseo de todo discípulo convertirse en alguien igual a su maestro. Era el deber del rabino escoger bien a sus discípulos, pues solo se escogía aquellos discípulos que el rabino miraba que tenían las cualidades de llegar a ser como él.

Jesús al igual que los rabinos contemporáneos tenia discípulos, pero a diferencia de los otros rabinos, era Jesús quien había escogido a sus discípulos y no ellos a él y lo había hecho sabiendo con certeza que cada uno de ellos era suficiente capaz de seguir sus pasos, por ello cada vez que los discípulos desconfiaban de si mismos y pensaban que no podían ser como su rabí, el recordatorio de Jesús es -No me eligieron ustedes a mí, sino que yo los elegí a ustedes. – en otras palabras, recuerden y no duden que yo creo que ustedes son capaces de llegar a ser igual que yo.

Nos parecemos mas a Jesús cuando llevamos fruto al Padre, es más, el pasaje que leímos nos dice que para eso nos eligió nuestro rabí Jesús. El distintivo de este fruto es que permanece, es decir no se ve insignificante por el tiempo, sino que a pesar del tiempo este tipo de fruto permanece.

Pensemos en algo que nosotros podamos hacer hoy imitando a nuestro rabí Jesús y llevémoslo acabo. Recuerden que el distintivo de este fruto es su permanencia. Los animamos hacer algo que pueda perdurar de por vida en otros.

Algunos consejos

1. Compartir el mensaje de salvación a otros es algo que perdura en la eternidad

2. Ayudar en alguna necesidad a otros es algo que perdura de por vida

Esperamos nos pueda seguir leyendo.


38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo