Devocional día 4

El fruto de dar al necesitado

Lectura recomendada Romanos 15: 22;33

En sus inicios la iglesia de Jerusalén tuvo a bien, vender todas sus propiedades y repartir sus bienes por igual, esto se debía a la creencia común de que Jesús vendría en su generación por segunda vez. Sin embargo, el tiempo paso y la iglesia agoto sus recursos y no teniendo como producir más, muchos hermanos quedaron en necesidad de casa y alimentos.

En este pasaje de la escritura Pablo nos enseña que un fruto es dar a los hermanos pobres o en necesidad, no importando la situación que los llevo a estar en ese estado.

La iglesia de Macedonia y Acaya que estaban en Grecia, consideraron bien darles de sus bienes a los hermanos de la iglesia en Jerusalén, pues la iglesia de Jerusalén había compartido de su riqueza espiritual con ellos anteriormente.

El agradecer aquellos que nos han enseñado y compartido de los bienes espirituales, de forma material, es un fruto que como creyentes nos debe identificar.

Es nuestro deseo como iglesia que podamos tomar el tiempo para identificar aquellos hermanos u otras congregaciones que estén pasando por una necesidad financiera y según sean nuestras posibilidades los podamos ayudar, así como lo hizo la iglesia de Acaya y Macedonia con los hermanos de Jerusalén.

Esperamos que nos pueda seguir leyendo y compartiendo. Gracias.



39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo